El Senador Bob Menéndez, el Houdini político de Nueva Jersey

67
Foto: Agencias
Foto: Agencias

Mike Kelly / The Record
Bob Menéndez, quien evitó un segundo juicio por corrupción la semana pasada —cuando los fiscales federales anunciaron que retiraban todos los cargos en su contra—, podría ser retratado fácilmente con una versión política del legendario mago del escape Harry Houdini.
Justo cuando parecía que estaba al borde de una nueva crisis, que podría terminar con su carrera política, el senador se liberó de la jaula de los fiscales.
Menéndez, que cumplió 64 años el pasado 1ro de enero, ha demostrado muchos talentos durante sus casi 45 años en la política, incluso sus oponentes más incondicionales coinciden en eso. Es un orador cautivador, a menudo convincente, un hábil estratega político experto en congregar coaliciones de votantes, un experto que domina las complejidades de las negociaciones en el Senado de EE.UU., y tal vez rencorosa cuando declaró, después de liberarse de su primer juicio, que “no olvidará” a quienes estaban” cavando mi tumba política”.

Inusualmente hábil para zafarse
Pero Menéndez también posee otro talento —uno que probablemente no figuraría en su hoja de vida electoral. Cuando se encuentra en problemas, o bajo escrutinio, como lo ha hecho varias veces en su carrera, ha demostrado ser inusualmente hábil para zafarse de ella.
“Sea lo que sea, parece ser un talentoso artista del escape. Eso es raro entre los políticos”, dijo Ross Baker, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Rutgers, que ha asesorado a demócratas y republicanos en la Cámara de Representantes y el Senado.
“Menéndez ha sido subestimando por algunos oponentes políticos formidables y personas que realmente querían atraparlo”, agregó Baker. “Ha logrado eludirlos. Y él tiene suerte. Nunca debemos subestimar eso”.
Ya sea por su suerte, habilidad o talento innato, la capacidad de un funcionario electo para evitar problemas —y la ocasional investigación de corrupción— no es insignificante.

Como otros que han sobrevivido
Por naturaleza, la política es una profesión combativa. Como fichas en un casino, los oponentes lanzan acusaciones de conductas éticas impropias, amistades cuestionables y falta de juicio. Las acusaciones son parte de la rutina diaria, especialmente en la era de las redes sociales, cuando cualquier acusación o chisme es instantáneo.
En medio de controversias, algunos políticos logran sobrevivir, e incluso florecen. Considere a Ted Kennedy en la década de 1970. O Bill Clinton en la década de 1990. Y ahora, el presidente Trump, bueno, hasta ahora, de todos modos.
Cada uno fue acusado de los tipos de irregularidades sexuales y financieras que pueden destruir las carreras de la mayoría de los políticos. Y, sin embargo, cada uno logró mantenerse a flote y no hundirse en un mar turbulento de fracaso.

Nada desanima a Menéndez
Libre de la amenaza de otro juicio, Menéndez prometió postularse para la reelección este otoño, a pesar de que el año pasado tuvo una caída del 20% en su índice de aprobación entre los votantes de Nueva Jersey, entre los cuales solo tiene un respaldo del 30%, según Morning Consult, una encuesta compañía de investigación. Fue el mayor descenso en la calificación de cualquier senador para la reelección en el 2018.
Pero nada de esto parece desanimar a Menéndez. De hecho, muchos expertos políticos esperan que se recupere y gane un tercer período completo en noviembre.

¿Por qué tiene esa capacidad?
Los observadores políticos —críticos y admiradores por igual— señalan una variedad de factores, que van desde una gran tenacidad que Menéndez aprendió como un joven político en el condado de Hudson hasta su gran suerte. Algunos dicen que su herencia cubana —aunque sus padres emigraron desde Cuba mucho antes que Fidel Castro llegara al poder—siempre ha animado su espíritu con la esperanza de que ningún problema es demasiado difícil de superar.
“Viene de una familia muy pobre”, dijo el alcalde Félix Roque, de West New York, un médico cuyos padres también emigraron de Cuba. “Todos somos sobrevivientes. Venimos de Cuba sin nada. Menéndez sabe cómo es el fondo. Él sabe cómo volver a salir”.
“Él es fuerte. Él persevera”, dijo Roque, quien acudió varias veces al juicio de Menéndez como muestra de apoyo. “Y tiene el gen cubano. Siempre luchamos”.

Fuente: https://www.usatoday.com/story/opinion/nation-now/2018/02/03/bob-menendez-new-jerseys-political-escape-artist/304070002/