Un hispano es el nuevo rey de los triples de la NBA

123
Devin Booker, hizo historia en la NBA. Foto: Agencias
Devin Booker, hizo historia en la NBA. Foto: Agencias

Agencias
Devin Booker, de origen latino aunque su apellido no suene como tal, es el joven maravilla de los Suns de Phoenix que, a sus 21 años de edad, no sólo venció a una leyenda de los tiros de larga distancia como lo es Klay Thompson, sino que impuso un nuevo récord de la competencia para llevarse el título del concurso de triples de la NBA, que tuvo lugar en el Staples Center de Los Angeles.
El chico criado en Michigan por su madre Verónica Gutiérrez, de sangre mexicana y boricua, que en sus primeras temporadas en la liga ya ha mostrado potencial para llegar a ser uno de los mejores tiradores, totalizó 28 puntos en la fase final de la competencia. La marca anterior era de 27 compartida por el propio Thompson, en el 2016, y Stephen Curry, el 2015.
“Es una cosa grande. Conociendo la historia del concurso de tres puntos, todas las leyendas que han estado aquí, como Peja Stojakovic, Larry Bird. Estoy contento de que mi nombre pueda ser mencionado con esa gente”, dijo Booker.
Thompson, el angelino hijo del exjugador y actual comentarista de los Lakers, Mychal Thompson, cerró fuerte en al final, pero se quedó en 25 puntos. Tobias Harris, que llegó a los Clippers en el cambio de Blake Griffin, fue tercero con 17.

Otros logros del latino
Booker también fue el mejor encestador en la fase eliminatoria con 19, empatado con Thompson y uno más que Harris, mientras el campeón defensor, Eric Gordon, de los Rockets de Houston, quedaba eliminado con apenas 12 tantos.
Booker, que en la actual temporada con Phoenix promedia 24.2 puntos por juego, hizo historia el pasado marzo cuando en una derrota contra Boston anotó 70 puntos a la edad de 20 años.
Esa es la mayor cifra en la historia de los Suns y ha sido el total más alto en la NBA desde que Kobe Bryant tuvo 81 contra Toronto en 2006.
Booker, por cierto dijo que el concurso de triples debería cambiar su formato agregando un pasador antes de cada intento para que sea como en los partidos.
“Sería como el Derby de Jonrones, donde escogen a alguien que les haga la pitcheada, pero en este caso alguien pasándote el balón. Pienso que se vería bien”, dijo.