¿Por qué cambiaron al Superintendente antes que entregaran $5.4 millones?

71
Shimon Waronker, al centro, en una álgida discusión en una reunión de la junta escolar. Foto: Newsday
Shimon Waronker, al centro, en una álgida discusión en una reunión de la junta escolar. Foto: Newsday

Por Lux Fer
Para un observador perspicaz, lo que llama la atención en la reciente subvención de $5.4 millones que acaba de entregar el Departamento de Educación de Nueva York, al mando de la Comisionada MaryEllen Elia, al Distrito Escolar de Hempstead, es que esto sucedió 24 días después de que la nueva mayoría afro-americana de la junta removió del cargo de Superintendente a Shimon Waronker, un judío-hispano, y en su lugar colocar como reemplazo a Regina Armstrong, una afro-americana, quien será encargada de planificar el gasto del dinero en los próximos seis meses.
Waronker fue destituido de su cargo el 9 de enero, y el otorgamiento de la subvención fue anunciado el 2 de febrero.
¿Por qué hicieron esta movida? ¿Será acaso que Waronker no solo fue removido porque, el 5 de enero, hizo público sus quejas contra la mayoría de la junta —que, según él, estaba saboteando su trabajo—, sino también porque estaba destapando toda la corrupción que ha ocurrido en la junta en años pasados, bajo los mismos personajes que hoy tienen el control de la junta?

¿Desde las alturas del poder?
Y no solo eso, también hay que recordar que la remoción del Sr. Waronker sólo fue factible luego de que la propia comisionada ordenará la reincorporación de un miembro afro-americano a la junta, que dio como resultado el cambio de poderes de la mayoría.
¿Será que la salida de Waronker fue planeada —desde las alturas del poder— para que él no fuera un estorbo en la administración de la subvención del estado?
Además, la comisionada hizo alarde de que le importaba lo que estaba pasando en Hempstead, haciendo una visita personal al distrito escolar —después de que el Sr. Waronker fue destituido ¿por qué no lo hizo cuando él aún estaba en el cargo?—, pero no parece importarle que ahora el distrito esté gastando en 2 superintendentes —puesto que el Sr. Waronker ha sido separado del cargo, con paga incluida, mientras también se paga a una superintendente interina.

Para conservar el poder
Como nos dijo una persona que conoce todos los entretelones que ocurren dentro del sistema escolar de Hempstead, “todo esto fue planeado desde una oficina en la legislatura estatal, por una funcionaria electa que tienen un gran poder y por décadas ha mantenido a su gente en la junta escolar”, nos dijo.
Y agregó: “Esto sólo es un juego político para conservar el control y el poder… ellos no tienen ningún interés en educación de los niños latinos y negros pobres, como lo han demostrado desde la década de los 1990’s”.

Desbancando a un hispano
Otro detalle importante que debemos notar. El Sr. Waronker, un chileno-judío, como superintendente significaba que los hispanos estaban empezando a ubicarse en posiciones de poder y decisión para mejorar un distrito escolar donde la mayoría de los estudiantes son latinos. Pero al parecer, esto no les gustó a los afro-americanos en el poder y ahora son todos ellos los que han vuelto a capturar el poder.
Y aún queda por ver sí, en verdad, se van a llevar a cabo todas las propuestas del plan “Nuevo Curso de Acción”. Pues hay que tomar en cuenta que es la misma gente que ha hecho fracasar el sistema educativo, los que están supuestos a implementar los cambios, luego de haber despedido a toda la gente nueva que Waronker trajo al distrito para implementar su innovador plan educativo que tuvo éxito en escuelas en dificultades en la Ciudad de Nueva York.

Juez rechaza demanda de Waronker
De otro lado, un juez federal rechazó, el martes 30 de enero, la demanda del Superintendente suspendido del Distrito Escolar de Hempstead, Shimon Waronker, para ser re-instalado inmediatamente en su trabajo, del cual fue desplazado el pasado 9 de enero por la mayoría de la junta escolar.
El juez Denis Hurley, de la Corte Federal de Distrito de los Estados Unidos, en Central Islip, rechazó la solicitud de Waronker de obtener una orden judicial temporal para terminar con la licencia administrativa forzosa y volver a dirigir el distrito de 8,000 estudiantes.

Superintendente estigmatizado
Durante la audiencia judicial del martes, Fred Brewington, el abogado de Waronker, argumentó que su cliente había sido estigmatizado. Él mostró un video de la reunión de la junta del 9 de enero, que mostraba a los residentes de Hempstead cantando “Hit the Road, Jack” (que en el lenguaje popular urbano estadounidense significa: Fuera de aquí, Jack), después de que Waronker había sido puesto de baja.
Hurley, aunque estuvo de acuerdo en que la escena del video era preocupante, dijo que el caso había sido argumentado “enérgicamente pero no convincentemente”.
Tras conocer el dictamen del juez, Waronker y su abogado, Frederick Brewington, de Hempstead, prometieron continuar la lucha en el sistema judicial federal y sacar a la luz lo que llamaron pruebas de corrupción y mala administración en el distrito.