El “nuevo orden post-Occidental”, según el canciller ruso Sergei Lavrov

82

A finales de noviembre pasado, La Tribuna Hispana publicó una serie de artículos remarcando el inicio de un Nuevo Sistema Mundo de corte euro-asiático, de lo cual los grandes medios de la prensa occidental hicieron caso omiso. En diciembre pasado el presidente Trump admitió que EE.UU. ya no era el amo del mundo unipolar, que dejaba de existir. Y seis meses después, casi exactamente, el canciller ruso Sergei Lavrov ha confirmado ese nuevo curso de la historia.
Por Alfredo Jalife-Rahme
A 17 días de la cumbre de Trump y el zar Vlady Putin (http://bit.ly/2IWimMY), el canciller ruso Sergei Lavrov aseveró al Canal 4 de Gran Bretaña que “nos encontramos en el orden mundial post-Occidental”, cuando se asienta un nuevo orden multipolar.
El fracturado “Occidente (whatever that means)” intenta infructuosamente frenar el nuevo orden multipolar: “después de cinco siglos de dominio de Occidente en forma colectiva –nota: se ha de referir al advenimiento industrial británico y al concomitante colonialismo europeo, sumados de la hegemonía de EE.UU. después de la Segunda Guerra Mundial– no es muy sencillo ajustarse a las nuevas realidades de que existen otras potencias desde el punto de vista económico, financiero y político” (http://bit.ly/2KTyQu9).

Las batallas que no dijo
Asombra que no haya realizado su taxonomía mediante el rubro militar, donde Rusia se ha posicionado con su nueva panoplia de “armas supersónicas” (https://sptnkne.ws/gTkc), no se diga la gran batalla en la próxima década en el segmento de la Inteligencia Artificial entre EU y China (https://sptnkne.ws/hRJu).
Los otros tres candidatos que enumera, después de EE.UU. y Rusia, son “China, India y Brasil”.
Impacta que Lavrov cite a Brasil, que pertenece al grupo de los BRICS que la dupla anglosajona y el neo-monroismo de Trump intentan demoler por todos los medios, entre los cuales sobresalen la defenestración de la presidenta Dilma Rousseff y el encarcelamiento de su popular ex presidente Lula.

Un resultado de la historia
Lavrov considera que Rusia “no configura el Nuevo Orden Mundial” que es resultado de la historia y el “desarrollo mismo”. No define al “desarrollo mismo” en términos militares, quizá para no atemorizar a los televidentes británicos, sino en términos economicistas y financieristas, donde predominan –en el ranking del PIB medido por el Poder Adquisitivo de la CIA (http://bit.ly/2k13DX7) –China (primer lugar), EE.UU. (tercero), India (cuarto), Rusia (séptimo) y Brasil (noveno).
No cita a Japón (quinto) ni a Alemania (sexto) ni a la Unión Europea (segundo): “No se puede realmente esperar contener económica y financieramente a los nuevos (sic) poderosos países. No se puede realmente ignorar su papel en el comercio y la economía del mundo, pese a que se intente” frenar el proceso con sanciones y tarifas “en violación a los principios de la OMC”, lo cual “no depende de ninguna administración (sic) de cualquier país”, en clara alusión a Trump.

Para no perderse el Nuevo Orden
El entrevistador británico le reclama no haber mencionado a la UE (Unión Europea), a lo que replica Lavrov: “La UE es parte del Occidente colectivo (sic) con la suma de nuevos miembros de Europa oriental. La UE es ciertamente un pilar muy importante de cualquier orden mundial”, pero “lucha ahora (sic) para no perderse en este nuevo orden mundial que está siendo configurado. No es fácil, ya que su dependencia de EE.UU. es algo que un número de sus miembros desean mantener”, mientras que “existen otros miembros quienes creen que deben ser un poco más autosuficientes en asuntos militares”, por lo que “la iniciativa del presidente Macron y Alemania consideran algún tipo de defensa europea”.
El contencioso y el devenir de la UE, complicados por la salida del nacionalismo económico británico vía el Brexit, son motivo de una doble ofensiva letal promovida por George Soros, connotado instrumento de la CIA (https://goo.gl/F6h7sC), quien propicia su balcanización y el colapso del euro.

Ad portas de la guerra mundial económica
Pareciera descabellado que el canciller Lavrov haya proferido en una televisora británica (¡mucho ojo!) la configuración del nuevo orden mundial cuando el planeta agudiza lo que he denominado la “globalización del caos” –donde resaltan los exiguos fractales de la tripolaridad de EU/Rusia/China (http://bit.ly/2u24RXg)– cuando a 10 días de la cumbre de Helsinki Trump inició su ominosa guerra comercial contra China (https://sptnkne.ws/hX8h).
En caso de que Trump jale también a la UE, la guerra comercial afectaría 80 por ciento de los intercambios, que en Pekín catalogan como “la mayor guerra comercial de la historia económica” (http://bit.ly/2zkb2en).
¿Podrán Trump y Putin lubricar en Helsinki el “nuevo orden post-Occidental”?