Gobierno de EE.UU. contra la inversión de China en El Salvador

421
Jean Manes, la Embajadora de los Estados Unidos en El Salvador.

Redacción LTH
En lo que algunos pueden interpretar como una injerencia estadounidense en el desarrollo económico de un país subdesarrollado, la Embajadora de los Estados Unidos en El Salvador, Jean Manes, advirtió al gobierno de El Salvador de los “peligros” que puede traer la inversión de China a la región, lo podría afectar el desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) que el gobierno salvadoreño busca impulsa para 25 municipios costeros de San Miguel, Usulután y La Unión.
“Es alarmante la estrategia de expansión que China tiene en la región, no solo económicamente sino también militarmente”, afirmó Manes durante la entrevista realizada lunes 9 de julio en el programa televisivo “Frente a Frente”.
Para la diplomática, “hay un plan de China continental para incursionar a varios países de Centro América” y considera que en El Salvador podrían tener interés en el puerto de Cutuco, en el departamento de La Unión.

La zona del puerto “El Cutuco”
Manes considera que el gobierno de China continental intenta militarizar la zona del puerto “El Cutuco”, de manera estratégica.
“Sí estoy preocupada. Como Estados Unidos estamos preocupados por la intervención, específicamente en El Salvador. China está tratando de encontrar puntos débiles en la región y hay que tener los ojos abiertos a lo que está pasando”, detalló la diplomática, al tiempo que advertía que “ellos tratan de arreglar las cosas de forma no tan transparente”.
En esa misma línea, Manes aseguró que es momento de cuidar al país de este tipo de acciones que está realizando China, porque “no toda la inversión es igual, y lo mejor sería crear las condiciones para atraer una inversión de verdad”.
Durante la entrevista concedida al programa de Telecorporación Salvadoreña (TCS), Manes agregó que habían algunos proyectos con China que no habían dado los resultados esperados en otros países, en una referencia indirecta al Canal de Nicaragua que, a decir verdad, es un proyecto estancado realizado por un multibillonario chino y no el gobierno de ese país.

Un puerto construido pero estancado
El Puerto de La Unión que está en medio de la polémica por la posible inversión de China, es una infraestructura cuya construcción le costó a los contribuyentes $210 millones, de los que $101 millones provinieron de un préstamo que el país dejará de pagar en octubre de 2041.
El puerto comenzó a construirse el 29 de abril de 2005 y se concluyó el 29 de diciembre de 2008, durante el gobierno del expresidente Elías Antonio Saca González.
Entre 2009 y 2016, su mantenimiento ha costado $17.3 millones. Diseñado como terminal de contenedores, desde hace cinco años no moviliza uno solo, según las estadísticas oficiales.

La respuesta del gobierno
Por su parte, el secretario de Comunicaciones de la Presidencia, Roberto Lorenzana, afirmó que hay interés de China Popular en invertir en el país, en el marco de las ZEE, y afirma que como gobierno no pueden bloquear a ninguna empresa del mundo que quiera invertir pues lo que se busca es la generación de más empleos.
“Nosotros respetamos sus puntos de vista, pero tenemos que hacer una licitación libre, y ojalá que sean empresas reconocidas mundialmente las que puedan ganar esa licitación. Ojalá que la ganen empresas de Estados Unidos, pero se trata de una licitación libre”, dijo Lorenzana luego de la entrevista matutina de canal 10.
Lorenzana también recordó que Estados Unidos y China “tienen un conflicto muy fuerte” en el ámbito de las economías mundiales, propiciado por el presidente Trump que, irónicamente, fabricó los productos de su campaña electoral en China, así como hace su hija con los productos de su línea de marca.

Ley para habilitar las ZEE
El gobierno salvadoreño ha presentado recientemente una propuesta de ley para habilitar las ZEE en 25 municipios costeros del oriente salvadoreño, en los que habrá incentivos y privilegios fiscales para inversionistas nacionales y extranjeros, a cambio de la generación de empleo.
Asimismo, Lorenzana calificó este esfuerzo como una estrategia para disminuir la migración ilegal hacia Estados Unidos, a través de un proyecto que “genere en esa zona un mayor empleo, y ojalá que haya inversionistas de todo el mundo”, añadió.