Lo que los estadounidenses deben hacer ahora, de aquí al 2020

96

Por Robert Reich
Mis amigos, esta es una hora oscura. La intolerancia, la crueldad, el racismo, la misoginia, la xenofobia y la destrucción del medio ambiente se han desatado en todo el país.
Trump controla al Partido Republicano (GOP), el Partido Republicano controla la Cámara de Representantes y el Senado, y Trump podría controlar pronto a la Corte Suprema de Estados Unidos.
Pero aquí está la cosa. Según el Gallop Poll, solo el 27 por ciento de los estadounidenses son republicanos.
Además, la gran mayoría de los estadounidenses no aprueba a Trump. Perdió el voto popular en el 2016 por 2.8 millones. Desde entonces, sus índices de aprobación no han excedido el 45 por ciento.
De todos modos, el GOP en sí ya no es un partido político. Ahora es poco más que Donald Trump, Fox News, un puñado de multimillonarios financistas y cristianos de derecha que se oponen al aborto, al matrimonio homosexual y a la separación constitucional de la Iglesia y el Estado.

La nominación a la Corte Suprema
Sin embargo, Trump está a punto de hacer la segunda nominación de la Corte Suprema bajo su presidencia. Y ese segundo candidato –como el primero de Trump, Neil Gorsuch– es probable que sea lo suficientemente joven como para permanecer en la Corte durante los próximos 40 años.
Si es confirmado, el nuevo juez de Trump se uniría a otros cuatro jueces designados por los republicanos, para formar una mayoría que interpretará la Constitución y las leyes de los EE.UU. en formas contrarias a los valores de la mayoría de los estadounidenses.

Derecho al aborto en riesgo
Por ejemplo, el nuevo juez de Trump es casi seguro que se una a los otros cuatro jueces designados por los republicanos para revocar la decisión Roe vs. Wade, un compromiso de 1973 sobre el aborto que todavía cuenta con el apoyo de dos tercios de los estadounidenses.
El nuevo juez de Trump, probablemente, hará lo mismo para revocar el matrimonio entre personas del mismo sexo, también ahora respaldado por aproximadamente dos tercios de los estadounidenses.
No tengo que recordarles que esto ocurre después de que los republicanos, en esencia, se robaron un asiento de la Corte Suprema, al negarse a considerar al candidato del presidente Barack Obama, Merrick Garland.

¿Qué debe hacer la mayoría?
Además de todo lo que he mencionado anteriormente, los republicanos controlan ahora ambas cámaras en 32 estados (33 si se cuenta Nebraska) y 33 gobernaciones. En muchos de estos estados, están consolidando su poder manipulando y arreglando la supresión los votos.
Esto es demasiado. Sin embargo, la pregunta es: ¿qué vamos a hacer, la gran mayoría, al respecto?
Tengo seis sugerencias modestas.
Primero y más importante, no te rindas. Eso es lo que les gustaría que hagamos. Entonces no tendrían oposición en lo absoluto. La impotencia sería un suicidio. Por favor no sucumbas a eso.

A presionar a los senadores
Segundo, en el corto plazo, comuníquese con sus senadores y pídales que se opongan al nominado de Trump ante el Tribunal Supremo.
Si su estado tiene un senador republicano, puede movilizar y organizar a sus amigos y vecinos para que hagan todo lo posible por lograr que ese senador rechace al candidato de Trump a la Corte Suprema. O, al menos, posponer la consideración de ese candidato hasta después de las elecciones de mitad de período, por lo que existe la posibilidad de cambiar la composición del Senado.

Hay que salir a manifestarse
Tercero, sal a protestar a manifestarte. Participar en la desobediencia civil no violenta. La verdad se sostiene con la lucha. Únete a la resistencia.
Muchas organizaciones de base están haciendo un gran trabajo y podrían usar tu ayuda. Entre ellos se encuentran: @IndivisibleTeam, @swingleft, @UpRiseDotOrg, @MoveOn. @Sister_District y @flippable_org. Estoy seguro de haber omitido muchos otros. Consulte con sus amigos y busque en Internet.
En cuarto lugar, no participe en incriminaciones divisivas sobre “quién perdió” las elecciones del 2016. No tiene sentido que los partidarios de Hillary, los partidarios de Bernie, los votantes de Jill Stein y otros se vuelvan a pelear entre sí y se culpen unos a otros por el resultado. Debemos estar unidos.

Hay que votar el 6 de noviembre
Quinto, vote este 6 de noviembre por personas que se enfrentarán a la revuelta republicana de Trump. Movilice y organice a otros para que también lo hagan. Si vives en un estado “azul” (gobernados por demócratas), contacta a amigos y familiares en estados “rojos” (gobernados por republicanos) y pídeles que hagan lo mismo.
Sexto, ayude a sentar las bases para las elecciones presidenciales del 2020, para que sí, incluso, Trump sobrevive a la investigación de Robert Mueller y un posible juicio político, no sea reelegido.
Finalmente, sepa que esta pelea será larga y dura. Requerirá nuestra paciencia, nuestro coraje y nuestra determinación.
Los riesgos no podrían ser mayores. Estamos hablando del futuro de nuestra democracia y del bienestar de nuestros hijos y los hijos de sus hijos.

Robert Reich es un economista y autor que fue Secretario de Trabajo durante el primer gobierno de Bill Clinton.

Fuente: http://robertreich.org/
Traducción: A. Mondragón