Un juez avergonzado ante un niño de 1 año en una corte de inmigración

50

Redacción LTH
En otro patético ejemplo de que lo que está causando la draconiana campaña anti-inmigrante del gobierno de Trump, un niño de 1 año tuvo que presentarse ante una corte de inmigración en donde, como es el procedimiento usual, debía de responder sí entiende lo que está enfrentando.
El niño estaba vestido con una camisa verde, tomaba leche de un biberón y jugaba con una pequeña pelota guinda que se encendía a cada rebote, mientras esperaba su turno para comparecer ante un juez de inmigración en Phoenix, Arizona. Cuando le tocó su turno, irónicamente, el avergonzado fue el propio juez.
“Me avergüenza hacer la pregunta, porque desconozco a quién se la explicarían, a menos que crean que un niño de 1 año puede saber sobre la ley de inmigración”, manifestó el juez John W. Richardson al abogado que representaba al menor, según un reporte de la agencia de noticias Associated Press (AP).

Un niño que debería ser devuelto
El niño, cuyo nombre es Johan—de origen hondureño y que debía de ser entregado a su padre, de acuerdo a la orden de un juez federal al gobierno de Trump— es uno de los centenares de menores que necesitan ser reunidos con sus padres después que los separaron en la frontera, muchos de ellos debido a la “política de tolerancia cero” del gobierno del presidente Donald Trump.
Las separaciones han dejado mal parado al gobierno debido la persistente difusión de contenidos noticiosos sobre niños llorando separados de sus madres y mantenidos aparte durante semanas.
Los detractores también han censurado el sistema de las cortes de inmigración que obliga a los menores, aun si están en edad de usar pañales, a comparecer ante jueces y seguir los procedimientos de deportación mientras están separados de sus padres.
Estos menores no tienen el derecho a tener un abogado asignado por la corte y el 90% son regresados a su país de origen sin la intervención de un defensor, según la agrupación “Kids in Need of Defense”, que les provee representación jurídica.

El padre de Johan ya fue deportado
El abogado de Johan le dijo a Richardson que el padre del menor lo había traído a Estados Unidos y fueron separados, aunque se desconoce la fecha. Y señaló que el padre se encuentra en Honduras después de que lo deportaran con el engaño de que podría llevarse a su hijo.
El niño está en custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos en Arizona.
A fin de cuentas, Johan recibió una orden de salida voluntaria que le permitirá al gobierno enviarlo por avión a Honduras para reunirse con su familia.
Un abogado del Proyecto Florence, una organización de Arizona que brinda asesoría legal gratuita a inmigrantes, dijo que tanto la madre como el padre estaban en Honduras.
El caso se atendió el mismo día que el gobierno de Trump dijo que necesitaba más tiempo para reunir a los 101 niños menores de 5 años con el fin de garantizar la seguridad de los menores y confirmar los parentescos.