USCIS amplía la maquinaria de deportación con Avisos Para Presentarse

91

Redacción LTH
El pasado 5 de julio, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. (USCIS) publicó una nueva guía, con fecha del 28 de junio, con respecto a los Avisos Para Presentarse (NTA), un documento de acusación que se emite a ciudadanos extranjeros, ordenándoles a comparecer ante un juez de inmigración y eventualmente colocarlos en procedimientos de deportación, según advierte un informe de la American Immigration Lawyers Association (AILA).
En este contexto, en lugar de que la USCIS se concentre en adjudicar los beneficios de inmigración y darles la bienvenida a nuevos inmigrantes a los Estados Unidos, como lo pretendía la Ley de Seguridad Nacional, ahora el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) está asignándole al USCIS una tarea que era realizada, principalmente, por la agencia de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), para que de ahora en adelante maneje la emisión de las NTA en la mayoría de los casos, según la AILA.

Tras una negación de solicitud
La nueva guía traslada la mayoría de las funciones de emisión de los Avisos Para Presentarse al USCIS y le ordena, excepto en circunstancias muy limitadas, “emitir una NTA ante la negación de una solicitud de beneficios de inmigración cuando el solicitante, beneficiario o solicitante es removible”.
Quizás lo más significativo es que las NTA se emitirán a todas las personas que “no estén legalmente” en los Estados Unidos, en el momento en que se rechaza una solicitud, petición o solicitud de un beneficio de inmigración, advierte la AILA.
“La nueva orientación tendrá un efecto escalofriante y desanimará a las personas que son elegibles para recibir beneficios de inmigración a no presentar sus casos, por temor a ser arrojados a la máquina de deportación si se les niega sus solicitudes, incluso si esa negación se debe a un error de la agencia”, declaró Anastasia Tonello, presidenta de AILA.

Borra el “Servicio” de USCIS
La nueva normativa “se basa en la falsa afirmación de que todos los que vienen a los Estados Unidos y buscan un beneficio de inmigración, tienen la intención de infringir la ley al quedarse más tiempo si se les niega, cuando la gran mayoría se sostiene por cuenta propia”, dijo Tonello, agregando que esta política borra el “Servicio” a los inmigrantes de USCIS y transforma a la agencia en “otra herramienta” de deportación.
Como resultado de la nueva norma, los defensores de los inmigrantes temen que USCIS arrase innecesariamente con decenas de miles de personas en los procedimientos de deportación, incluidos aquellos que han vivido y trabajado legalmente en los EE.UU.
“Esto podría incluir a los trabajadores que han cumplido con nuestras leyes de inmigración y que el USCIS puede informar, de forma inesperada, que ya no califican para el estado de la visa que han tenido legalmente durante años y que ahora serán colocados en procedimientos de deportación”, señaló Tonello.

Reescribiendo las leyes para deportar
Como ya lo ha realizado en otras instancias, como es el caso mismo de la “tolerancia cero” que separa a los hijos de sus padres inmigrantes, el gobierno está manipulando las leyes para darle una carácter legal a su maquinaria de deportación, dicen los expertos.
“La Ley de Seguridad Nacional fue diseñada para tener tres componentes, servicio, cumplimiento y control fronterizo, cada uno bajo una agencia diferente, particularmente para que el componente de ‘servicio’ no quede eclipsado por los componentes de cumplimiento y control fronterizo. El gobierno de Trump está reescribiendo la Ley de Seguridad Nacional sin una acción del Congreso”, dijo Benjamin Johnson, Director Ejecutivo de AILA.

Más de 700,000 casos en tribunales
La nueva política también creará una pesadilla operativa para USCIS y los tribunales de inmigración, al desviar recursos de adjudicación de USCIS a actividades de carácter policial y agregará más casos al ya sobrecargado sistema de tribunales de inmigración “con casos que no representan una amenaza para la seguridad pública o la seguridad nacional”, dice Johnson.
Durante la última década, los tiempos de procesamiento de USCIS en todas las líneas de servicios han empeorado consistentemente y los tribunal de inmigración han visto una acumulación de casos en su nivel más alto, superando los 700,000 casos al 31 de mayo del 2018.
“Esta guía es una receta para el desastre, consolidando aún más el rechazo del gobierno de cualquier ejercicio de discreción procesal sobre inmigración, una piedra angular de cualquier otro sistema de aplicación de la ley en los Estados Unidos. Esta política se basa en la creencia del gobierno de que cada inmigrante es desagradable e indeseable. Esa no es la historia de nuestra nación”, remarcó Johnson.