¿Y si no existe el “traidor” anónimo la columna en el New York Times?

28

Fuente: Russia Today
La explosiva columna publicada en The New York Times por un funcionario anónimo de la Casa Blanca, que afirma ser parte de la “resistencia” contra Donald Trump, ha caído como una bomba en Washington.
Mientras los medios y los internautas se preguntan quién habrá sido su autor, y el presidente exige “entregar de inmediato” al “traidor”, algunos expertos apuntan la posibilidad de que el supuesto funcionario, sencillamente, no existe, y que el artículo es parte de una guerra de información destinada a sembrar la discordia en la Casa Blanca y “acabar” con Trump.
Andréi Manoilo, profesor de ciencias políticas de la Universidad Estatal de Moscú, estima en una entrevista con Russia Today (RT) que es poco probable que el autor del artículo de opinión sea “uno de los miembros actuales del entorno de Trump”.
Si bien la columna podría haber sido preparada “por cualquiera de las personas” a las que Trump despidió e “impulsada por una sensación de resentimiento”, también cabe pensar que el misterioso saboteador “no existe en absoluto”, señala el analista.
Manoilo explica que esta técnica, que se denomina “legalización de la información mediante declaraciones de personas pseudooficiales”, la cual consiste en que un periodista cita a una persona anónima, “le atribuye un alto cargo”, cuando, en realidad, resulta imposible “establecer y verificar la identidad de esta persona”.

“Cuestión de vida o muerte”
En sí mismo, el artículo —sostiene Manoilo—, forma parte de la guerra de información que se está librando contra Trump, y que se está intensificando en vísperas de las elecciones de mitad de término al Congreso en noviembre. Para Trump, “se trata de una cuestión de vida o muerte”, porque si los demócratas ganan y reciben una mayoría en la Cámara de Representantes, “pueden iniciar un procedimiento de destitución” en su contra, explica Manoilo.
Para hacerlo, prosigue, recurrirían a uno de los dos argumentos: La Enmienda 25 de la Constitución, o la traición del Estado. La primera permite que el presidente sea destituido de su cargo, sí el vicepresidente y la mayoría de los miembros del Gabinete lo consideran incapaz de cumplir con sus obligaciones, por ejemplo, en caso de problemas físicos o mentales.

Artículo enfocado en el estado mental
De hecho, el misterioso funcionario menciona esta enmienda en su columna, argumentando que los miembros del entorno del presidente habían barajado la posibilidad de aplicarla. Asimismo, el autor anónimo sostiene que Trump “desde hace mucho tiempo se comporta de manera inadecuada: se pone histérico y tiene otros signos de un posible trastorno mental”, recuerda Manoilo, precisando que este artículo “arroja una sombra” sobre el estado de salud del mandatario.
Por otro lado, el experto hace hincapié en que la columna lanza “una declaración infundada de que hay una oposición dentro del equipo de Trump que lo contiene, pero que está muy descontenta con él”. Esto “influirá en los ciudadanos estadounidenses que lean el artículo”, mientras que el propio presidente empezará a “sospechar de todos”, desatándose “una manía de espías en la Casa Blanca”, concluye el experto.

“Es realmente una guerra”
Por su parte, Chris Hedges, periodista ganador del premio Pulitzer que ha trabajado en The New York Times durante 15 años, también destaca, en declaraciones a RT, que el “sombrío mundo de las fuentes anónimas” ha permitido fenómenos como la columna de esta semana.
Por otro lado, el periodista subraya que el lenguaje que utilizan instituciones como The New York Times sobre el presidente —”llamándolo mentiroso día tras día”, por ejemplo—, “hubiera sido totalmente inaceptable cuando estuve allí”.
“Esta es realmente una guerra por parte de la prensa del ‘establishment’, por el ‘establishment’ de Washington, para acabar con Trump”, subraya Hedges.

Dejar respuesta

¡Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí