El gobierno ya no deportará al inmigrante de Hempstead repartidor de pizzas

205
Pablo Villavicencio y su familia. Foto: Newsday

Redacción LTH
El gobierno de Trump retiró una apelación contra una orden judicial que liberó de un centro de detención de ICE a Pablo Villavicencio, el inmigrante repartidor de pizzas de Hempstead, por lo que ahora ya no tiene la amenaza de ser deportado por violaciones de inmigración, mientras él busca la regularización de su estatus legal al estar casado con una ciudadana naturalizada, con la cual tiene dos pequeñas hijas.
“Estoy muy feliz en este momento”, dijo Villavicencio en una declaración telefónica el viernes 5 de octubre, el día que el gobierno retiró la apelación.
El caso de Villavicencio, de 35 años, que ingresó ilegalmente a los Estados Unidos en el 2008, causó la atención nacional en el verano pasado, cuando fue detenido mientras entregaba una pizza en la base militar de Fort Hamilton, en Brooklyn.

Liberado pero no puede trabajar
Villavicencio, a quien no se le ha permitido trabajar desde que fue liberado, dijo que había pasado el tiempo con sus dos hijas.
Aunque él había firmado un acuerdo para salir voluntariamente de Estados Unidos en el 2010, el juez Paul Crotty, de la Corte de Distrito federal en Manhattan, le ordenó en julio pasado que lo liberaran de un centro de detención de Nueva Jersey y se reuniera con su familia, mientras continúa con sus esfuerzos para legalizar su estado, basándose en su matrimonio con una ciudadana estadounidense.
Al ordenar la liberación de Villavicencio, el juez Crotty dejó en claro que no creía que su detención fuera “accidental o aleatoria”.
“No debería ser difícil discernir que las familias deben mantenerse juntas en lugar de ser separadas por una aplicación cruel e insensible de la llamada ‘política de tolerancia cero’”, escribió Crotty.

Apelación sólo fue por dos días
Los funcionarios federales presentaron una notificación de apelación contra la decisión de liberarlo, en la fecha límite para la apelación el miércoles 3 de octubre, pero la retiraron el viernes “en prevención”, asegurándole que podrá permanecer en los Estados Unidos hasta que sus esfuerzos para obtener un estatus legal sean resueltos.
Un día antes, la Sociedad de Ayuda Legal, que representó a Villavicencio, retiró una solicitud para recuperar del gobierno los honorarios legales en el caso.
“Nos complace que el gobierno federal haya retirado por completo su objeción a la liberación del Sr. Villavicencio… y que él tenga la oportunidad de obtener un estatus legal”, dijo el grupo en una declaración.
La oficina del Fiscal de los Estados Unidos, Geoffrey Berman, declinó hacer comentarios a los medios.