El total fracaso de los demócratas ante Kavanaugh y Trump

128

Paul Craig Roberts
Los demócratas y sus aliadas feministas se equivocaron totalmente en su estrategia contra la nominación de Brett Kavanaugh. Y fracasaron antes los ojos de la nación.
En lugar de averiguar si Kavanaugh cree en la teoría de que el presidente tiene poderes que no lo hace responsable de sus actos ante el Congreso y el Poder Judicial y acepta que un subalterno del Departamento de Justicia, un inmigrante coreano, puede escribir memorandos secretos que le permitan al presidente violar la Constitución de los EE.UU., la ley de los EE.UU. y los tratados internacionales, el enfoque de los demócratas se centró en una acusación vaga e infundada de cuando Kavanaugh tenía 17 años de edad, estaba bajo la influencia del alcohol y estaba en una cama con una niña de 15 años completamente vestida, durante una fiesta de adolescentes. Frente a eso había asuntos más importantes que tenían que ver con el alma del país.

Los asuntos de vital importancia
Esos asuntos de vital importancia implican las restricciones constitucionales y la separación de poderes que restringen a las ramas del poder ejecutivo y protegen las libertades civiles en los Estados Unidos. Se han escrito libros importantes, como “Takeover”, de Charlie Savage, sobre el brutal asalto al poder del régimen Cheney-Bush, que echó abajo el principio de que el presidente debe ser responsable ante la ley.
¿Puede el poder ejecutivo torturar a pesar de las leyes nacionales e internacionales en contra la tortura? ¿Puede el poder ejecutivo espiar a los ciudadanos sin orden y causa, a pesar de las leyes y las prohibiciones constitucionales que lo prohíben? ¿Puede el poder ejecutivo detener a los ciudadanos por tiempo indefinido a pesar del habeas corpus, a pesar de que lo prohíbe la Constitución de los Estados Unidos? ¿Puede el poder ejecutivo matar a ciudadanos estadounidenses sin el debido proceso legal, a pesar de la prohibición de la Constitución de los Estados Unidos? Dick Cheney y el profesor de derecho de la Universidad de California John Yoo dicen “sí, el presidente lo puede hacer”.

Una orgía de la Pornocracia
En lugar de aprovechar la oportunidad para averiguar si Kavanaugh defendía la libertad o el poder presidencial desenfrenado, las arpías feministas y los demócratas se entregaban a una orgía de la Pornocracia.
Y lo hicieron en el momento en que Trump ha sido capturado por parte de los belicistas neoconservadores sionistas y son necesarias las protestas y la oposición a las intenciones belicistas de EE.UU. contra Irán, Rusia y China. No hay oposición a una guerra que puede acabar con la vida en el planeta, en lugar de eso los EE.UU. se ha disuelto en los odios generados por las Políticas de Identidad.
Incluso si el acusado hubiera sido hallado culpable, ¿cómo se compara este crimen con los espantosos y horribles crímenes contra la humanidad que causaron la destrucción total o parcial de ocho países y millones de seres humanos durante los gobiernos de Clinton, Cheney-Bush, Obama y Trump?

Inocentes para justificar la guerra
Los gobiernos de los Estados Unidos no solo han asesinado, mutilado, dejado en la orfandad y desplazado a millones de seres humanos totalmente inocentes, sino que también el gobierno malvado y corrupto de los Estados Unidos —protegido por los medios de comunicación “presstitutos”, que carece de carácter e integridad— ha torturado en violación de la ley de los EE.UU. a cientos de inocentes vendidos bajo el sistema de recompensas de Estados Unidos en Afganistán, cuando el régimen de Cheney-Bush necesitaba desesperadamente “terroristas” para justificar su guerra basándose únicamente en sus mentiras.
Todo tipo de personas totalmente inocentes fueron torturadas por personal sádico del gobierno de los EE.UU., que se deleitaba en hacer sufrir a las personas bajo su poder. Estas personas desprotegidas fueron recogidas por los señores de la guerra en respuesta a la oferta de Washington de una recompensa por “terroristas” y los vendieron a los estadounidenses. Las víctimas incluyeron trabajadores humanitarios, vendedores ambulantes, visitantes desprotegidos y otros que no tenían la protección de ser tergiversados ​​como “terroristas” y ser vendidos por $5,000, para que Dick Cheney y los neocons criminales sionistas tuvieran algunos “terroristas” para justificar su crimen de guerra.

“Terroristas” que eran inocentes
Los medios de comunicación estadounidenses, totalmente corruptos, se mostraron muy reticentes a decirle a los estadounidenses que cerca del 100% de los “terroristas más peligrosos del mundo”, en palabras del criminal Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Donald Rumsfeld, fueron puestos en libertad como inocentes de todos los cargos después de haber sido torturados y abusados durante años, y que sus vidas y las vidas de sus familias fueran devastadas tras sus encarcelamientos totalmente injustos, encarcelamientos que fueron totalmente ilegales bajo todas las leyes conocidas.
Estimado lector, ¿no crees que estos crímenes sean un millón de veces peores que el adolescente borracho de Kavanaugh peleando en una cama con Christine Ford, asumiendo que realmente sucedió, y absteniéndose de violarla? Si no lo crees, eres un idiota y te desprecio por tu estupidez y tu ausencia total de conciencia moral.

El escrito es un extracto del texto original en: https://www.paulcraigroberts.org/2018/10/06/there-was-no-debate-when-we-needed-one/
Traducción: A. Mondragón