Hubo 8,000 separaciones familiares, más de lo revelado, denuncia Amnistía Internacional

54
Foto: AP

Redacción LTH
El gobierno de los Estados Unidos adoptó deliberadamente políticas y prácticas de inmigración, que causaron daños catastróficos a miles de personas que buscan vivir seguramente en los Estados Unidos, incluido la separación de más de 6,000 unidades familiares en un período de cuatro meses, más de lo que las autoridades habían divulgado anteriormente, según lo reveló Amnistía Internacional en un nuevo reporte.
El reporte titulado “EE.UU.: Usted no tiene ningún derecho aquí: Los rechazos ilegales, la detención arbitraria y los malos tratos a los solicitantes de asilo en los Estados Unidos”, revela el brutal impacto de los esfuerzos del gobierno de Trump por socavar y desmantelar el sistema de asilo de los Estados Unidos, en grave violación a las leyes estadounidenses e internacionales.

Lo que revela el reporte
Las políticas y prácticas crueles documentadas incluyen, según el reporte, rechazos masivos e ilegales de solicitantes de asilo en la frontera de Estados Unidos y México, miles de separaciones familiares ilegales y, cada vez más, detenciones arbitrarias e indefinidas de solicitantes de asilo, frecuentemente sin derecho a la libertad condicional.
“El gobierno de Trump está librando una campaña deliberada de violaciones generalizadas de los derechos humanos para castigar y disuadir a las personas que buscan seguridad en la frontera entre Estados Unidos y México”, dijo Erika Guevara Rosas, Directora de Amnistía Internacional para los EE.UU.
“La intensidad, la escala y el alcance de los abusos contra las personas que buscan asilo son verdaderamente repugnantes. El Congreso y las agencias encargadas de hacer cumplir la ley de los EE.UU. deben realizar investigaciones rápidas, exhaustivas e imparciales, para responsabilizar al gobierno y garantizar que esto nunca vuelva a suceder”, recomienda el reporte.

Niños languidecen en ciudadelas
El informe es publicado justo cuando el gobierno introdujo las normas propuestas que rescindirían de manera efectiva el Acuerdo de Flores, que exige que los niños no puedan ser recluidos en centros de detención familiar durante más de 20 días. El público tiene 60 días para comentar sobre las regulaciones propuestas.
“En este momento, cientos de niños languidecen en ciudadelas de tiendas de campaña en la frontera. Incluso más niños están encerrados tras las rejas en los centros de detención familiar. Esto es nada menos que inconcebible. Ningún niño debe crecer en detención, y ningún niño o familia debe ser castigado por buscar seguridad”, dijo Margaret Huang, directora ejecutiva de Amnistía Internacional de EE. UU.
“Las personas que corren por sus vidas tienen derecho a una audiencia justa y un trato humano. A pesar de esto, el gobierno de Trump está tratando de detener a más familias por largos períodos de tiempo. Esta es una traición a las familias que buscan la seguridad de la violencia y la persecución. Debemos detener esta regulación propuesta antes de que entre en vigencia”, agregó.

8,000 unidades familiares separadas
El mes pasado, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) reveló a Amnistía Internacional que separó por la fuerza a más de 6,000 unidades familiares (un término que las autoridades de los EE.UU. han usado de manera inconsistente para referirse a familias enteras o miembros de familias individuales) desde el 19 de abril al 15 de agosto del 2018 –más de lo que las autoridades estadounidenses habían admitido previamente.
La CBP confirmó que esta cifra aún excluye un número no revelado de familias cuyas separaciones no fueron registradas correctamente, como los abuelos u otros miembros de la familia no inmediatos, cuyas relaciones son calificadas como “fraudulentas” por las autoridades y no cuentan en sus estadísticas. En total, el gobierno de Trump ha admitido ahora que ha separado aproximadamente 8,000 unidades familiares desde el 2017.
“Estos nuevos e impactantes números sugieren que las autoridades de los Estados Unidos, o bien informaron mal al público sobre cuántas familias se habían separado por la fuerza, o continuaron esta práctica ilegal sin cesar, a pesar de sus propios reclamos y las órdenes judiciales para detener las separaciones familiares”, dijo Erika Guevara-Rosas.
“El Congreso debe actuar de inmediato para investigar y establecer un registro exhaustivo de las separaciones familiares de las autoridades gubernamentales de los EE.UU. y aprobar leyes que prohíban la separación y la detención indefinida de niños y familias”.

Un trauma a largo plazo
El sufrimiento extremo que las autoridades estadounidenses infligieron a propósito, al separar a las familias, constituyó malos tratos y, en algunos casos, tortura.
Amnistía Internacional entrevistó a 15 padres y tutores separados de sus hijos y menores por las autoridades fronterizas y de inmigración de los Estados Unidos, incluidos 13 que se presentaron en los cruces fronterizos oficiales. Esas separaciones familiares resultaron en una gran angustia y, en algunos casos, un trauma a largo plazo, tanto para los adultos como para los niños.
En un centro de detención de inmigrantes en Texas, una madre brasileña de 39 años, llamada Valquiria, le dijo a Amnistía Internacional que, al día siguiente de que (ella y su hijo) solicitaron asilo en un puerto oficial de entrada en marzo de 2018, los agentes de la CBP la separaron de su hijo de siete años, sin dar ninguna razón.
“Me dijeron: ‘No tiene ningún derecho aquí, y no tiene ningún derecho de quedarse con su hijo'”, dijo Valquiria. “Me morí en ese momento. Hubiera sido mejor si me hubiera caído muerta… Sin saber dónde estaba mi hijo, qué estaba haciendo. Era el peor sentimiento que una madre puede tener. ¿Cómo puede una madre no tener derecho a estar con su hijo?”.

Retrocesos ilegales y detenciones arbitrarias
En los años 2017 y 2018, la CBP implementó una política de facto de rechazar a miles de personas que buscaban asilo en los puertos de entrada oficiales, a lo largo de toda la frontera de EE.UU. y México.
“Todo ser humano en el mundo tiene derecho a buscar asilo por persecución o daño grave, y solicitar protección en otro país”, dijo Erika Guevara-Rosas.
“Las autoridades fronterizas de EE.UU. están violando flagrantemente la ley de asilo de los EE.UU. y el derecho internacional de los refugiados, al obligar a las personas a regresar a México sin registrarse y determinar su solicitud de asilo. Las personas rechazadas en México pueden enfrentar abusos directos o deportaciones y el riesgo de graves violaciones de derechos humanos en sus países de origen”, agregó.
Desde el 2017, las autoridades estadounidenses también han impuesto una política de detención obligatoria e indefinida a los solicitantes de asilo, frecuentemente sin libertad condicional, mientras dure el procesamiento de sus solicitudes de asilo. Esto constituye una detención arbitraria, en violación de las leyes estadounidenses e internacionales.

Un tratamiento cruel y traumatizante
Amnistía Internacional entrevistó a solicitantes de asilo detenidos indefinidamente después de solicitar protección, incluidos familiares separados, personas mayores y personas con afecciones médicas graves y necesidades médicas.
La organización también documentó los casos de 15 transexuales y homosexuales solicitantes de asilo, que fueron detenidos por períodos de varios meses a casi tres años sin libertad condicional, incluidas dos personas a quienes se les negó la libertad condicional a pesar de haber sufrido agresiones sexuales mientras estaban detenidos. En varios casos, sus experiencias de detención indefinida constituyeron malos tratos.
“Es claramente cruel que las autoridades estadounidenses detengan y traumaticen innecesariamente a las personas que han venido a solicitar protección contra la persecución o la muerte”, dijo Erika Guevara-Rosas.
“El Congreso debe actuar ahora para poner fin a la detención de niños y familias de una vez por todas, y financiar opciones alternativas, como el Programa de Administración de Casos Familiares, que ha demostrado ser un 99 por ciento efectivo para ayudar a que las familias que buscan asilo entiendan y cumplan sus requisitos de audiencia de inmigración”, agregó.

Dejar respuesta

¡Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí