Kavanaugh a un paso de llegar a la Corte Suprema

75

Redacción LTH
El controversial juez Brett Kavanaugh, acusado de haber cometido agresiones sexuales en su juventud, está a un paso de llegar a ocupar un asiento de por vida en la Corte Suprema de los Estados Unidos, luego de que, por un estrecho margen de votos, el Senado aprobó este viernes, 5 de octubre, avanzar a una votación final sobre la nominación del candidato de presidente Donald Trump.
El Senado de EE.UU. votó por 51 a 49, con una senadora republicana, Lisa Murkowski, oponiéndose y el demócrata Joe Manchin dando su aprobación, para que el voto final se realice el sábado 6 de octubre.
Como era de esperarse, Trump escribió inmediatamente en Twitter: “Muy orgulloso del Senado de Estados Unidos por votar ‘SÍ’ para avanzar la nominación del juez Brett Kavanaugh!”.

Tres indecisos y un ausente
Aunque los senadores republicanos respaldan al candidato de Trump, tres moderados indecisos (Jeff Flake, Susan Collins y Lisa Murkowski) tienen la llave de la votación.
Otra incertidumbre recae sobre el senador de Montana, Steve Daines, que no debería asistir a la votación del sábado debido al casamiento de su hija. Dado que cada voto cuenta, los republicanos en el Senado hicieron saber que buscaban una solución.
Del lado demócrata, dos senadores se mantenían indecisos, pero Heidi Heitkamp aseguró el jueves que votará junto a su partido para “transmitir una señal a las jóvenes y mujeres” de Estados Unidos.
La nominación de Kavanaugh a la Corte Suprema, un cargo vitalicio, estaba prácticamente garantizada hace semanas, porque los republicanos tienen la mayoría en el Senado, pero dio un giro inesperado tras las acusaciones de agresión sexual durante su etapa en la escuela secundaria y la universidad, que convirtió el caso en un espectáculo.

Menéndez: La investigación es una “mierda”
La controversia llegó al punto de que el senador demócrata Bob Menéndez, que representa a Nueva Jersey, se despachó contra la investigación del FBI sobre las acusaciones de agresión sexual contra el juez Kavanaugh.
Menéndez se refirió a la investigación como “una mierda” y dijo estar “sorprendido” por el informe final de la agencia, según declaró el jueves 4.
En un video compartido en su cuenta de Twitter, el senador por Nueva Jersey arremetió contra el informe del FBI alegando que la agencia no entrevistó a testigos que supuestamente podrían corroborar las acusaciones contra Kavanaugh.
“Si eso es una investigación, es una investigación de mierda”, dijo Menéndez al ser preguntado después de haber leído el informe del FBI. “La realidad es que eso no es una investigación completa y exhaustiva”, agregó.
El senador aseguró que es “evidente que los republicanos le dieron instrucciones al FBI sobre lo que podría investigarse y fue extremadamente limitado”.
“Escucho mucho sobre la falta de corroboración. Bueno, no se corrobora si no se habla con testigos corroboradores y eso fue lo que no pasó aquí”, añadió con tono molesto.

Dejaron por fuera a varios testigos
En una audiencia seguida por 20 millones de estadounidenses, Christine Blasey Ford, de 51 años, dijo estar “100%” segura de haber sido agredida por él. El magistrado sostiene su inocencia.
Frente a esas dos posturas irreconciliables, el Senado había solicitado una investigación complementaria al Buró Federal de Investigaciones (FBI), que entregó su reporte confidencial el miércoles por la noche a la Casa Blanca.
Sin embargo, el FBI dejó fuera de su investigación a varios testigos claves, una crítica a la pesquisa que hicieron los demócratas, los abogados de Ford y Michael Avenatti, representante de otra de las mujeres que denunciaron a Kavanaugh. La revista The New Yorker publicó testimonios de personas con información sobre las denuncias que nunca hablaron con el FBI.
“Una investigación del FBI que no incluyó una entrevista a Christine Blasey Ford ni a los testigos que corroboran su testimonio no se puede llamar una investigación”, afirmó el equipo de abogados de Ford en un comunicado. “Estamos profundamente decepcionados de que después del tremendo sacrificio que hizo al presentarse quienes dirigieron la investigación del FBI no estuvieran interesados en buscar la verdad”, añadió.

Informe leído como “información sensible”
El informe, deshilachado por los abogados de las mujeres que acusaron a Kavanaugh y la oposición demócrata, fue tratado como un documento de altísima sensibilidad y confidencialidad.
El FBI envió una copia al Senado para los 100 senadores, que debieron ir en tandas a leerlo a una instalación compartimentada de información sensible (SCIF, por sus siglas en inglés), un cuarto “seguro”, portátil, donde suelen discutirse temas de seguridad nacional, para revisar el documento.
“Estamos seguros de que el informe del FBI no corroboró ninguna de las acusaciones contra el juez Kavanaugh. Y lo segundo que sabemos con certeza es que no hay forma de que lo que hagamos satisfaga a los demócratas”, dijo el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, en una conferencia de prensa.

Cerrada defensa republicana
Antes, en el recinto del Senado, McConnell había ofrecido otra defensa cerrada de Kavanaugh con una dosis de irritación.
“Por el amor de Dios, ¡esto es Estados Unidos de América!”, bramó. “Se supone que todos son inocentes hasta que se pruebe lo contrario en este país. El Senado no debe establecer un precedente fundamentalmente antiamericano aquí”, exigió.
La votación final del sábado sobre el candidato de Trump, debería sellar por las próximas décadas una mayoría conservadora en la Corte Suprema, una institución que regula asuntos sensibles en la sociedad estadounidense como el derecho al aborto y el control de armas.