Quieren vender isla de La Unión a empresario chino-salvadoreño

81
La Isla Perico, frente a las costas de La Unión, en El Salvador.

La apertura de relaciones diplomáticas entre el Gobierno de El Salvador y China fue vendida, entre otras cosas, para el desarrollo de Zonas Económicas Especiales (ZEE) y por ende, supuestamente, para el desarrollo económico local y la creación de puestos de trabajo. No obstante, antes de que las relaciones se hicieran oficiales, algunos ya se estaban adelantando a realizar negocios al más puro estilo mercantilista: Vender lo que se tiene y dejar el resto al “libre mercado”.
Fuente: El Faro
En la mañana del 6 de junio, Ezequiel Milla, el Alcalde de La Unión, elegido por el partido ARENA, se subió a una lancha y navegó hacia la isla Perico, una porción de tierra ubicada en el golfo de Fonseca, para reunirse con la comunidad, donde la mayoría se dedicada a la pesca y a la agricultura de supervivencia por varias décadas. El alcalde iba cargado con una dotación de víveres, pero no eran gratis. Era una carnada para convencerlos de que se fueran de la isla, porque —les dijo— Perico estaba en venta.
La isla es un punto en el mapa de El Salvador que ha cobrado relevancia estratégica para el Gobierno del FMLN y un empresario chino-salvadoreño, pero también para Milla.
El alcalde les ofreció una salida por “si se vende la isla”: Un terreno “diez por veinte metros cuadrados”, ubicado en la playa las Chacaras, en La Unión, y el material para construir sus viviendas. Lo que no les dijo es que él y el jefe de recursos humanos de la comuna, Salvador Ahues, actuaban como si fueran agentes de bienes raíces a favor del empresario chino que quiere comprar una porción de esa tierra.

Bo Yang, el empresario chino-salvadoreño.

La mitad de la isla es del estado
En Perico hay 35 familias que han vivido en la isla desde hace siete décadas, y aunque no tienen títulos de propiedad, han formado una comunidad bajo el abrigo de la familia Imbers, los dueños de terrenos privados en la isla. Según la Fiscalía, la otra mitad es del Estado, que ahora dirigido por el FMLN quiere desarrollar una Zona Económica Especial (ZEE) con salida al mar pacífico y con el puerto de La Unión (ubicado en el municipio que dirige Milla) como punta de lanza. En los planes del empresario chino que quiere comprar esas tierras, y del alcalde que le ayuda, los isleños de Perico parecieran constituir un obstáculo.
La comunidad, que para cuando escucharon la oferta de Milla no sabían nada de las ZEE, se molestaron y reclamaron. “¡No nos van a sacar de acá! Llevo más de 60 años viviendo en la isla”, dijo Felicita Marquina. Milla se marchó, aquel 6 de junio, con una misión incumplida.

Les ofrecieron dinero para irse
Quince días después, el alcalde envió a dos emisarios de la municipalidad. Esta vez no llevaron víveres, pero sí otra oferta. Milla confirma que aquellos que no se sintieran a gusto con la primera propuesta, podían escoger esta otra: $10,000 a cambio dejar la isla. Los habitantes aseguran que los emisarios dieron otra cifra: $7000 por familia, pero Milla insiste en que la suya es la correcta. “Haciendo una suma de todas las familias, serían $350,000 los que los chinos pagarían. Para ellos no es nada”, dijo a El Faro.
Al escuchar la segunda oferta, los líderes de la comunidad se molestaron aún más. Y se quejan de que su visita y la de sus emisarios solo fueron para querer sacarlos de la isla.
Tres meses después de aquellas ofertas, Milla confirma que él ha estado detrás de una negociación en la que un empresario chino-salvadoreño intenta comprar la isla Perico a sus dueños. Lo suyo, dice, es por el bien de su municipio y sus habitantes. A diferencia de su partido, que cuestiona el proyecto del Gobierno y las formas en que se ha promovido, Milla se declara a favor de las ZEE y de la inversión que esa apuesta traería a su municipio.

La punta de lanza de los inversionistas chinos
Quien está interesado en comprar la isla es Bo Yang, un empresario chino-salvadoreño que tiene más de 30 años de residir en el país. Yang es dueño de la empresa GOLDWILL, S. A. DE C. V., dedicada a la importación de vehículos. Ha firmado contratos con CEPA, La Asamblea Legislativa y la Alcaldía de Santa Tecla. Yang también es vicepresidente de la Cámara de Comercio China-El Salvador, fundada en 2010. Esta está conformada por empresarios de la República Popular China y es reconocida por el Gobierno del país asiático como uno de los elementos principales para que se puedan establecer relaciones comerciales, y representar los intereses de los inversionistas chinos en El Salvador.
El 23 de agosto, Yang fue entrevistado por la agencia de noticias Xinhua. El empresario celebró la apertura de relaciones diplomáticas entre El Salvador y China y las oportunidad que se abrían con ese salto diplomático. Según Yang, El Salvador necesita de la inversión China para salir del estancamiento, crecer y llevar desarrollo a la población.

Las ZEE para 26 municipios
La noticia de la apertura de relaciones diplomáticas ocurrió mes y medio después de que el Gobierno presentó a la Asamblea Legislativa el proyecto de las ZEE para 26 municipios del oriente del país, con el puerto de La Unión y el golfo de Fonseca como enclave estratégico, para lo cual había empresarios chinos interesados en invertir, según declaró Schafik Hándal, subjefe de fracción legislativa del FMLN, a El Faro Radio.
Bo Yang acepta que es uno de esos empresarios chinos interesados en invertir en la zona, hoy que se ha anunciado las ZEE y se ha abierto las relaciones diplomáticas. “Aún no he concretado la venta, pero me están ofreciendo los terrenos de oriente (del país). Yo soy uno de los montón de clientes que va a venir de China, de Estado Unidos, de Europa”, dijo.

 

Dejar respuesta

¡Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí