Un juez federal bloquea cancelación del TPS, pero la batalla continúa

235

Redacción LTH
El gobierno de Trump volvió a sufrir otra derrota en los tribunales de justicia, luego de que un juez federal bloqueara temporalmente la finalización del Estatus de Protección Temporal (TPS), que beneficia a cientos de miles de inmigrantes de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Haití, y Sudán.
Edward Chen, el juez de la Corte de Distrito de EE.UU. en San Francisco, California, emitió en la noche del miércoles 3 de octubre, una orden judicial preliminar que impide al gobierno de Trump terminar el programa TPS que protege a los beneficiarios del TPS de la deportación y les otorga un permiso de trabajo.
El magistrado Chen argumentó en el fallo que la terminación del programa causa “daños irreparables y grandes dificultades” para sus beneficiarios y sus allegados, como la separación de las familias con hijos nacidos en los Estados Unidos.

Por prejuicios racistas
De otro lado, en un argumento que ha sido expuesto por los defensores de los inmigrantes, el juez Chen alegó que la decisión pudo haber estado motivada por prejuicios racistas y enumeró varios comentarios y decisiones de Trump sobre el fin del TPS de tipo racial.
“El asunto pendiente es si existe evidencia de que el presidente Trump alberga un sentimiento negativo contra extranjeros no blancos y no europeos, que influyeron en su decisión de terminar el TPS”, dice un aparte del fallo.
Una de esas evidencias es el comentario que Trump hizo en una reunión con sus asesores y altos funcionarios, al calificar, supuestamente, de “países de mierda” a las naciones de los beneficiarios del TPS.

Negando el derecho a la justicia
Los demandantes también le pidieron al juez desechar la decisión de la Casa Blanca, argumentado la colusión contra la independencia de poderes, luego de que el Congreso prohibió a los tribunales revisar las decisiones de la Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Nicky Haley, para otorgar o cancelar el TPS.
El 26 de junio, el juez federal Edward Chen determinó en un fallo preliminar que los tribunales tenían la autoridad para revisar la demanda con la que se pide restablecer el TPS, y señaló entonces que podría haber motivaciones de índole racista detrás de la decisión de cancelar el programa.

Aún no se puede cantar victoria
La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que representa a los demandantes contra la terminación del TPS, celebró la noticia a través de un mensaje divulgado en su cuenta de Twitter.
“La Corte considera que hay pruebas suficientes de que el racismo es un factor motivador detrás de la decisión de Trump de terminar el TPS”, escribió la organización.
Sin embargo, otros defensores advierten que aún no hay que cantar victoria y que la batalla final será en La Corte Suprema o en el Congreso de Estados Unidos.
“Seamos claros. Eventualmente, el gobierno someterá este caso a la Corte Suprema, y ya no tenemos confianza en que este organismo tomará una decisión justa e imparcial. Más allá del indulto temporal provisto por los tribunales inferiores, la única solución real está en el Congreso”, advirtió Frank Sharry, Director Ejecutivo de America’s Voice.

Las elecciones de noviembre y el TPS
“También seamos claros sobre lo que está en juego en las próximas elecciones”, remarcó Sharry. “A menos que los demócratas ganen la mayoría en al menos la Cámara de Representantes, no habrá ningún alivio legislativo”, dijo respecto a que el congreso pueda aprobar una reforma migratoria o ley especial para que los beneficiarios del TPS puedan, eventualmente, solicitar la residencia temporal, como sucedió con el NACARA en 1995.
“Si y cuando los demócratas ganan la elección, entonces será posible y de hecho imperativo para el poder legislativo ofrecer una solución permanente para cientos de miles de titulares de TPS, que han estado viviendo con estatus legal durante años y contribuyendo a sus familias y comunidades”, dijo Sharry.